Buenas de nuevo.

Aprovechando una entrada de un compañero que publica en su blog, me ha parecido interesante exponer los distintos tipos de sujeción según el tipo de maceta, forma y sobretodo número de agujeros.

El compañero tiene este blog, del cual soy suscriptor. http://nostromobonsai.blogspot.com.es

Es importante saber que no todos los métodos de sujeción son válidos, ya que algunos pueden provocar daños en el cepellón, otros a la larga estrujan alguna raíz importante limitando el crecimiento de la planta. Por tanto es vital saber atar fuerte y firmemente el cepellón a la maceta en su trasplante, sin que ello perjudique a las raíces.

La colocación de la rejilla también es importante ya qué debemos asegurar que no se mueva cuando apalillemos el sustrato.

Agujero central cuadrado

El material con el cual sujetemos el bonsái debe ser hierro dulce (alambre de hierro), porque al cabo de unos meses se pudrirá con los riegos y hará que quede el cepellón suelto dentro de la maceta. Cuando el cepellón crezca, y las raíces empujen hacia arriba, podrá moverse e indicarnos al cabo de unos años que el momento del nuevo trasplante ha llegado.

Cepellón elevado resultado del abultamiento de las raices por la parte inferior. De haber usado aluminio o cobre, las raíces estarían ahora estranguladas.

Es demasiado común usar aluminio o cobre en la sujeción del cepellón, el aluminio nunca cederá porque no se oxida como el hierro y el bonsái quedará agarrado como el primer día a la maceta, evitando que las nuevas raíces empujen hacia arriba el árbol. sin embargo los que usan cobre, deben saber que algunos insecticidas o algunos fungicidas provocan reacción al cobre, por lo que al aplicarlos estaremos dando una dosis mala de producto a nuestro bonsái.

Por tanto la elección del alambre que sujetará nuestro bonsái a la maceta debe ser hecha con precaución, y siempre usando alambre de hierro del de toda la vida, que encima es más barato que el cobre o el aluminio.

Por otra parte, los agujeros de drenaje deben ser grades y espaciosos. A poder ser redondos, aunque algunas macetas japonesas super antiguas los tienen rectangulares y de dimensiones no precisamente pequeñas. Otros en cambio, son muy curiosos de observar.

La función es la de drenar el agua sobrante durante los riegos. Debido a su tamaño se suele poner una rejilla que evite que el sustrato caiga por los agujeros.

La colocación de la rejilla es igual de importante, ya que no debe moverse durante el transplante y el apalillado del sustrato. Una rejilla mal colocada, hará que queden agujeros por el que salga el sustrato, provocando bolsas de aire debajo del cepellon, lo cual podría incluso provocar la muerte del arbol (sobretodo en especies perennes).

Colocación de las rejillas por debajo.

Si tenéis que pasar el alambre por los agujeros , usad siempre los que tengan menor distancia y sin cruzarlos por debajo si es posible.

Otra forma de poner las rejillas es desde arriba

Es muy importante colocar la rejilla de forma que el agua discurra por debajo de ella, por lo tanto cuando la coloquemos debemos observar que quede espacio por debajo de ellas.

Esto si que puede ser alambre de aluminio. Nunca de cobre. El de la foto es aluminio anodizado para que parezca cobre. Lo sabréis por el precio que tiene a la hora de comprarlo.

Un truco, es poner las rejillas por fuera de la maceta, de esta forma, al cabo de unos meses, cuando las raíces hayan rodeado el sustrato, es posible quitarlas y así dejar los agujeros de drenaje mejor dispuestos a evacuar toda el agua que usemos en el riego.

Algo muy común en macetas pequeñas es la de no tener agujeros de sujección para los alambres que soportan el cepellón. En estos casos hemos de tirar de imaginación, y usar un pequeño trozo de alambre grueso a modo de palillo para que el alambre pueda pasar alrededor de él y así sujetar el cepellón. Os muestro en la imagen para mejor aclaración.

Cuando los agujeros que sujetan el alambre, también son grandes, no queda más remedio que poner también rejillas en su interior para evitar la pérdida de sustrato en los riegos.

Hay quien piensa que una maceta cara es siempre para un bonsai de mucha calidad. Yo personalmente pienso que una maceta buena, no siempre tiene que ser cara. A veces podemos obtener macetas a un precio asequible (unos 20€ para una maceta de 20x17x6cm ), y para nada son malas.

Lo peor de todo es gastarse 6 o 7 € en una maceta de “centro comercial”, y que cuando apliquemos alambre y sujetemos el cepellón, salte el esmalte como si fuera cristal. Otra cosa que nos puede pasar es que al ponerla en exteriores, y llegar el invierno, esta se raje como un melón.

Solo la experiencia nos dirá cuando una maceta es suficientemente buena como para poner en ella un arbol que seguramente pasará los próximos 2 o 3 años en ella.

Espero que os haya gustado y hayáis aprendido algo, aunque sea un poquito.

Como siempre cualquier sugerencia será bienvenida.

Saludos

Digg This
Reddit This
Stumble Now!
Buzz This
Vote on DZone
Share on Facebook
Bookmark this on Delicious
Kick It on DotNetKicks.com
Shout it
Share on LinkedIn
Bookmark this on Technorati
Post on Twitter
Google Buzz (aka. Google Reader)

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Bombax Theme designed by itx